4.11.08

Sueños y escalofríos polares

©Kent Wien

Las nubes... creo que no conozco ningún paisaje que me haga sentir tan vivamente esa maravillosa sensación...
Antes de continuar propongo cuatro canciones que envolverán esta entrada del modo que se merece (recuerda pausar antes el reproductor automático de la derecha):




Ayer conocí la existencia de un tipo de nubes muy extraño, las nubes polares mesosféricas (hum.. polares..) o noctilucentes. Están formadas por diminutos cristales de hielo y se encuentra en la mesosfera, por encima de la estratosfera, entre los 50 y los 80km de altitud. Lo más llamativo de este tipo de nubes es que al estar tan alto son visibles perfectamente en los momentos próximos a la salida/puesta de sol porque les llega la luz de éste, que está 6 grados más abajo del horizonte (así).

©Adrian "rosbiffer"

©David Cartier

©David Raid

Me sedujo tanto la idea de ver nubes "luminosas" en medio del oscuro cielo que me sentí obligado a indagar más (por suerte soy bastante curioso). Así que busqué en Flickr fotos de éstas y tuve la suerte de encontrarme con varios fotógrafos que no sólo habían tenido el privilegio de contemplar este espectáculo, sino que además pudieron inmortalizarlo. Además creo que alguno de ellos es piloto porque no es normal que tenga tantas imágenes de los cielos con tanta nitidez y tantas imágenes de cabinas de avión.

©Kent Wien

© Ksr_fi

©Didiervh

©Ian Diamond

También encontré este precioso vídeo que muestra en time lapse el movimiento de este tipo de nubes. Fíjense cómo al final amanece por completo y las nubes noctilucientes se camuflan entre la claridad del cielo:


Hace ya años que se me viene engrandeciendo la atracción inconsciente por las nubes... En concreto tengo muy bellos recuerdos de lo que sentí durante un viaje en avión a Granada un 6 de enero. Era uno de esos vuelos de madrugada, que llegas a tu casa después de intentar conciliar el sueño durante 4 horas, pero habiendo dormido sólo media. Había conseguido dormir y cuando desperté eran las 6 de la mañana y el avión se encontraba apenas sobre las nubes, el sol comenzaba a asomar sus cálidos rayos a lo lejos y teñía todo este suave mar esponjoso de naranja y violeta... Tenía sólo 14 años, pero recuerdo que sentí una inmensa paz interior y un sosiego que he revivido contemplando algunas de estas fotografías o este vídeo.

©David Raid

©Laurent MALBECQ

©Laurent MALBECQ

©Laurent MALBECQ

©Laurent MALBECQ

También me gusta el simple hecho de contemplar cómo las aeronaves crean esas estelas al surcar los cielos (que no son contaminación), dejando a su paso un rastro como si de barcos sobre el océano se tratase...
Creo que todos soñamos con volar, pero cada uno a su manera, yo quisiera poder para elevarme por encima de las nubes y desde allí contemplar el mundo en su verdadera magnitud, reflexionar, cerrar los ojos y llorar por la felicidad de poder experimentar tan maravillosa sensación.

3 comentarios:

Dani dijo...

La verdad es k las nubes es de lo mas precioso k este mundo tiene el gusto de crear con sus extrañas formas y colores.
X cierto me fije k tienes temas de portishead en tu reproductor, y yo ase un par de semanas k lo descubri ;) me encanta!

Lauris dijo...

me parecen unas fotos muy bonitas y el texto que lo acompaña muy bueno también ;)
me encanta esta entrada! =)

matutino dijo...

gracias a los dos! y sí, es portishead.. de hecho lo hablamos con Diana en verano, no te acuerdas? =)